Técnicas de Reproducción Asistida

futuro-de-la-reproduccion-asistida1

Técnicas de Reproducción Asistida

admin No Comment
Tutoriales para madres primerizas

La técnica del ICSI comenzó a aplicarse en 1992 y consiste en la introducción, mediante una micromanipulación, de un único espermatozoide en el interior del óvulo para facilitar la consecución de la fecundación. La palabra ICSI proviene de sus siglas en inglés (Intra Cytoplasmic Sperm Injection).

La técnica de IMSI no es más que una técnica mejorada del ICSI; sus siglas se corresponden también con el inglés (Intracytoplasmic Morphologically Selected Sperm Injection).

Así pues, si en el ICSI se venía utilizando un microscopio que permitía visualizar a los espermatozoides a unos 400 aumentos, con el IMSI es posible verlos a 16.000. Esta gran diferencia en los aumentos permite seleccionar con muchísima más precisión los mejores espermatozoides para utilizarlos en la microinyección del óvulo.

Esta observación tan minuciosa del espermatozoide permite a los biólogos descartar a los que presentan alteraciones en su morfología, ya sea en la cabeza, en el cuello o en la cola, y que podrían pasar desapercibidas observándolos con el microscopio convencional.

Por otro lado, hay estudios que demuestran que los espermatozoides con este tipo de malformaciones es más difícil que consigan una gestación y, que en un 35 % de los abortos del primer trimestre de embarazo que se producen con tratamientos de FIV son causados por espermatozoides defectuosos.

Además de la morfología, el IMSI también permite visualizar el interior de la cabeza del espermatozoide pudiéndose detectar, en muchos casos, una especie de burbujitas (Vacuolas) y cuya presencia se correlaciona directamente con alteraciones del ADN del espermatozoide, especialmente aumentos de la fragmentación.

Por lo tanto, la utilización del IMSI permite seleccionar los espermatozoides más “sanos” posibles, aumentando de esta forma la tasa de fecundación y la tasa de embarazo y, reduciendo el porcentaje de abortos espontáneos.

Además, el IMSI es una técnica que puede estar indicada para cualquier pareja que se someta a tratamiento de Fecundación in Vitro, y se recomienda especialmente en los casos de varones con estudio patológico de la fragmentación del ADN espermático, en pacientes con teratozoospermia severa y en los casos de parejas con fracasos repetidos en ciclos de FIV.

Leave a Reply

Gracias Mamá es un blog informativo perteneciente al Ajuar de María.