Comer más sano y hacer ejercicio.

segundo-bebe1

Comer más sano y hacer ejercicio.

admin No Comment
Antes de embarazo

Realizar una actividad física de forma habitual tiene efectos beneficiosos sobre nuestro aparato cardiovascular, además de ayudarnos a mantener un peso correcto y mantener también unos niveles normales de colesterol.

Estudios recientes realizados por varios investigadores demuestran también que el hábito de realizar un ejercicio físico moderado de forma cotidiana ayuda a mejorar la calidad de semen en el hombre.

Eso sí, sin llevarlo al extremo, porque también se ha demostrado en otro estudio que la calidad del esperma de deportistas de élite que entrenaban una media de nueve veces por semana, durante varios años, tenían menos de un 10% de espermatozoides normales, porcentaje que se reduce hasta un 4% en atletas que corrían más de 300 Km a la semana.

Pero no solo la actividad física ayuda a mejorar la calidad del esperma, una alimentación equilibrada es fundamental para la fertilidad.

En el caso del varón, un exceso de consumo de carnes grasas, lácteos enteros, asociados a un bajo consumo de frutas, verduras y pescado actúan negativamente sobre la calidad del semen; por el contrario, una dieta rica en antioxidantes como la vitamina C presente en muchas frutas y verduras, el zinc presente en pescados, el ácido fólico que se encuentra en legumbres y verduras y, ácidos grasos omega 6 y 3 presente en frutos secos como las nueces, mejoran la vitalidad,  la movilidad y la morfología de los espermatozoides.

En el caso de mujeres sometidas a tratamientos de reproducción asistida, hay estudios que demuestran que las que habitualmente siguen una dieta mediterránea, rica en grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva y el aguacate, tienen concretamente 3,4 veces más probabilidades de conseguir un embarazo que las que basan su dieta en grasas saturadas como la mantequilla y carnes rojas, bollería industrial, etc. y, escasa ingesta de frutas y verduras.

Tenemos que tener en cuenta también que el aceite de oliva, esencial en la dieta mediterránea, es un potente antioxidante natural por su contenido en polifenoles, por lo que actúa también en nuestro organismo previniendo enfermedades cardiovasculares, ayudando al control del nivel de azúcar en sangre, facilitando la absorción del calcio y participando también en la regulación de los niveles de colesterol.

Leave a Reply

Gracias Mamá es un blog informativo perteneciente al Ajuar de María.