Tutoriales para madres primerizas

futuro-de-la-reproduccion-asistida1

Técnicas de Reproducción Asistida

admin No Comments

La técnica del ICSI comenzó a aplicarse en 1992 y consiste en la introducción, mediante una micromanipulación, de un único espermatozoide en el interior del óvulo para facilitar la consecución de la fecundación. La palabra ICSI proviene de sus siglas en inglés (Intra Cytoplasmic Sperm Injection).

La técnica de IMSI no es más que una técnica mejorada del ICSI; sus siglas se corresponden también con el inglés (Intracytoplasmic Morphologically Selected Sperm Injection).

Así pues, si en el ICSI se venía utilizando un microscopio que permitía visualizar a los espermatozoides a unos 400 aumentos, con el IMSI es posible verlos a 16.000. Esta gran diferencia en los aumentos permite seleccionar con muchísima más precisión los mejores espermatozoides para utilizarlos en la microinyección del óvulo.

Esta observación tan minuciosa del espermatozoide permite a los biólogos descartar a los que presentan alteraciones en su morfología, ya sea en la cabeza, en el cuello o en la cola, y que podrían pasar desapercibidas observándolos con el microscopio convencional.

Por otro lado, hay estudios que demuestran que los espermatozoides con este tipo de malformaciones es más difícil que consigan una gestación y, que en un 35 % de los abortos del primer trimestre de embarazo que se producen con tratamientos de FIV son causados por espermatozoides defectuosos.

Además de la morfología, el IMSI también permite visualizar el interior de la cabeza del espermatozoide pudiéndose detectar, en muchos casos, una especie de burbujitas (Vacuolas) y cuya presencia se correlaciona directamente con alteraciones del ADN del espermatozoide, especialmente aumentos de la fragmentación.

Por lo tanto, la utilización del IMSI permite seleccionar los espermatozoides más “sanos” posibles, aumentando de esta forma la tasa de fecundación y la tasa de embarazo y, reduciendo el porcentaje de abortos espontáneos.

Además, el IMSI es una técnica que puede estar indicada para cualquier pareja que se someta a tratamiento de Fecundación in Vitro, y se recomienda especialmente en los casos de varones con estudio patológico de la fragmentación del ADN espermático, en pacientes con teratozoospermia severa y en los casos de parejas con fracasos repetidos en ciclos de FIV.

les-deux-paires-de-bases-de-notre-adn-vont-se-sentir-moins-seules_65590_w4601

El ADN

admin No Comments

La estructura básica del material genético que contienen las células de nuestro organismo es el Ácido Desoxirribonucleico, más conocido como ADN.

El ADN está formado por dos cadenas de forma helicoidal unidas entre sí y que contienen el material genético para formar los cromosomas.

Así pues, si este material genético (ADN) que transporta el espermatozoide presenta roturas o lesiones en estas cadenas, es decir, presenta fragmentación en su ADN, quedará comprometida, en función de la gravedad de la rotura, la unión con el material genético del óvulo en el momento de la fecundación.

Existen dos tipos de causas que pueden causar fragmentación del ADN espermático:

1.Causas intrínsecas:

Cuando en el proceso de formación y maduración de los espermatozoides en el testículo hay alteraciones que producen fragmentación desde el mismo momento de la producción del espermatozoide. Este factor suele tener más incidencia en varones mayores de 45 años.

2.Causas extrínsecas.

Entre estas causas externas las hay que pueden producir una alteración permanente e irreversible como son los tratamientos de radioterapia o quimioterapia, y otros que pueden producir roturas transitorias como son la fiebre alta, infecciones, varices testiculares, etc.

Existen varias técnicas para realizar el estudio de fragmentación del ADN espermático; todas ellas se realizan mediante la obtención de una muestra de semen de la forma convencional al igual que para realizar un seminograma.

Se considera normal que en este estudio pueda aparecer hasta un máximo de un 20% de fragmentación.

Salvo en los casos de causas irreversibles como la radioterapia o la quimioterapia, disponemos de varias opciones para tratar de corregir la fragmentación:

1.Suprimir o tratar la causa, en el caso de infecciones, fiebre o cirugía en el caso de varices testiculares, etc.

2.Tratamiento con antioxidantes: la fragmentación se produce a través de un proceso de oxidación celular causado por las sustancias que aparecen en los procesos inflamatorios. Está demostrado que el tratamiento con antioxidantes es efectivo en un número elevado de pacientes que presentan alteraciones de la fragmentación del  ADN espermático.

Es recomendable, dada la facilidad de la toma del tratamiento y de que además supone un beneficio para la salud en general del paciente, que cualquier varón que vaya a someterse a tratamientos de reproducción asistida inicie un tratamiento con antioxidantes orales para prevenir la aparición de fragmentación o para tratar causas no aparentes que aceleren el proceso de oxidación celular.

3.Obtención de espermatozoides directamente del testículo mediante punción y aspiración con anestesia local (TESA). En estos casos, se pueden llegar a obtener espermatozoides que todavía no tengan dañado su ADN y utilizarlos para una microinyección espermática (ICSI) en un tratamiento de FIV.

madres-lesbianas-espa%c3%b1a1

No hay plazas en el colegio para las hijas de las lesbianas

admin No Comments

El colegio San Estanislao de Kostka (SEK-El Castillo), un centro privado a las afueras de Madrid, ha negado tener plaza para dos niñas tras darse cuenta que eran hijas de un matrimonio de lesbianas.

Estas dos mujeres estuvieron enviándose mails con el centro madrileño donde les aseguraron que sí había plazas libres en educación infantil, donde la cuota mensual es de 590 euros, y cuando las vieron cara a cara les dijeron que no había plazas.

Después de esto, amigos y conocidos de la pareja llamaron al centro para preguntar si había plazas y el centro les dijo que sí había mientras que las hijas de este matrimonio de mujeres siguen en “lista de espera”.

¿Son los espacios lésbicos un “ghetto”?

 

Hoy toca un poco de autocrítica y es que visitando el blog de Sin Cromosoma Y he visto un post con una pregunta muy clara, pero que a veces hay gente que lo que no tiene tan clara es la respuesta. ¿Ser lesbiana me obliga sólo a relacionarme con lesbianas?

 

Y es que creo que algunos lugares online o físicos (bares, chats, foros…) que un día nacieron como un “rincón” para saber que teníamos un sitio donde poder actuar como somos y no como parte de la sociedad nos quería ver, para conocernos y ser libres, se están convirtiendo en “ghettos” donde hay lesbianas que ya no quieren o no intentan relacionarse con nadie que no sea mujer y lesbiana, quizá por comodidad o quizá por no querer ver más allá de su círculo más próximo.

 

Ser lesbiana es sólo una parte más de nuestra vida pero no tiene porqué cerrarnos las puertas a tener amigos y amigas heterosexuales. Es más, cuanto más diverso sea un grupo más ricas serán sus conversaciones y las experiencias que saques de relacionarte con ellos.

 

Después de esto también quiero aclarar que me encanta la serie de L-Word, pero el ejemplo que dan de grupo de mujeres lesbianas que mayoritariamente se relaciona con mujeres lesbianas no es lo que quiero para mi vida.

 

¿Y vosotros qué opináis, son o no son un ghetto las zonas de ambiente?

Gracias Mamá es un blog informativo perteneciente al Ajuar de María.